lunes, 19 de septiembre de 2011

Paytem Jane: Entrevista para Pop Me Magazine

El propio management de Paytem Jane nos ha enviado la entrevista con algunas preguntas que no han sido publicadas por algún motivo.

Puedes leer la entrevista completa a continuación pero no dudes en descargar la revista aquí: http://issuu.com/popme/docs/popme9, donde encontraras el reportaje completo con un photoshoot exclusivo para el mismo.

Todo crédito de publicación a Pop Me Magazine.

Comenzaste desde muy pequeña trabajando como modelo, y mientras tanto formándote como bailarina y escribiendo tus propias canciones. ¿Era ése tu verdadero sueño por cumplir?

Es EL SUEÑO. Todo lo que he hecho en mi vida, lo he hecho por y para esto, y todo me ha llevado a esto. La música ha estado detrás de todo lo que me pasaba. Lo mejor de mi sueño es que, no importa lo mal que vaya todo o que no haya ninguna posibilidad de mostrarlo a nadie porque, en su forma más básica, nadie puede impedirme componer, cantar, ni bailar. De pequeña me escapaba para hacerlo con los breakers sin que mi madre lo supiera, hasta que me pilló y me apuntó a clase. Para mí, es una necesidad, independientemente de si hay público, focos o flashes. Lo hago todo el día!

Al mundo de la moda llegaste de casualidad, tras un accidente. ¿Te consideras una persona con estrella?

Mis fans me regalaron una estrella con mi nombre, así que literalmente, sí, .
Ahora en serio, creo que soy una chica con suerte, porque sé lo que quiero y estoy decidida a ir a por ello. No me han puesto nada fácil el camino, no me han regalado nada, e incluso diría que tenía la situación mucho más desfavorable que cualquier persona, así que ahora la opción de no hacerlo, no existe.

Cuando la gente habla de que llegué al mundo de la moda por accidente y cosas así, parece que he llegado hasta aquí de rebote, pero la realidad es que el accidente fue un drama real. En pocos años me rompí el pie dos veces por cinco sitios, tuve trastornos alimenticios, he crecido pasando mucho tiempo sola y sufro insomnio, ansiedad y cinco fobias. Todo en mi vida ha sido siempre muy extremo.

No sé si tengo estrella pero desde luego, si lo pienso en serio, que llegara a donde estoy ahora, ya era un milagro. Todo lo que tengo me ha costado todo lo que tenía.

Matt Sheffield fue el cazatalentos que te descubrió, ¿qué significa para ti? ¿Qué recuerdo guardas de ese momento?

Recuerdo que me dieron el alta de la rotura del pie y mi madre me trajo aquellos preciosos stilettos de charol como regalo. Los estrené sin pensarlo y me puse a desfilar por la clínica. Me trató un médico deportivo muy importante y siempre que iba coincidía con artistas y deportistas famosos allí. Reconozco que eso me gustaba.

Aquel día, él fue a acompañar a un amigo y me encontró correteando con mis stilettos nuevos mientras mi padre iba a por el coche. Me paró y me dijo “¿Eres modelo?”, le dije que no y añadió “¿Quieres serlo?” y enseguida le pregunté “¿Me pagarás mucho?”. Me dijo que lo haría si me cogían en el casting y aunque mi madre no quería, lo hice. Pasé el casting con esos zapatos, porque no tenía más y no los he vuelto a tocar porque creo que me dan suerte y no los quiero romper!

Tenía 14 años, solo había rodado dos anuncios y un par de fotos para unos catálogos de pequeña y, él me puso delante del objetivo de Víctor Cucart. Llegué al estudio y conocí a Glorya Farr, que después fue mi estilista. Ella sacó un Versace, Bagaglia me maquilló y posé para mi primera sesión de fotos. Pasé tanta tensión que me prometí a mí misma que no repetiría. Tardé en romper la promesa lo que tardé en ver el dinero.

Le dije a Matt que con lo que me pagara sacaría mi primer disco, y lo he cumplido a medias. Decidí que lo mejor sería pagar la universidad, estudiar para ser productora y después sacar el disco. Todo ha sido más largo de lo que yo tenía planeado a los 14.

¿Por qué ahora decides pasarte al mundo de la música tal y como está la industria?

Porque no puedo dejar de cumplir mi sueño por mucho que el mundo se empeñe en ponerlo difícil.

En realidad, no me he pasado a la música, solo que ahora tengo una oportunidad de hacer solo música y enseñarla. Yo he sido siempre “la niña de los cascos”. Iba con ellos y mi blog de notas a todas partes, pero se quedaba ahí. Ahora alguien me escucha.

Tengo que seguir creyendo que puedo hacerlo y que lo voy a hacer. No intentarlo sería la peor de las opciones, me fallaría a mi misma y a mucha gente que cree en mí. La música es una necesidad para mí, es mi forma de vivir, de expresarme…

¿Qué esperas de tu carrera musical?

A nivel personal, que me libere, pero lo más importante es dejar algo bueno en el mundo. Me gustaría hacer feliz a alguien, aunque fuera una sola persona estaría satisfecha. Me gustaría que alguien decidiera seguir adelante gracias a mi música, del mismo modo que yo lo he hecho con la música de Michael Jackson, que alguien se enamorara de una canción o que alguna de las estupideces que escribo a veces hiciera que alguien se enamorara de otro alguien. Fui feliz el día que una chica me dijo que “Stupid Groupie” es su canción favorita. Nunca se me olvida la cara de la gente cuando me dice algo así.

Tuviste un profesor de música que dijo que jamás podrías dedicarte a esto, ¿qué le dirías ahora?

Supongo que lo correcto sería no decir nada, pero el día que dijo aquello delante de todo el mundo, fue terrible para mí.

Hicimos un test psicológico que dictaminaba para qué empleos estábamos especialmente capacitados cada uno, para poder elegir asignaturas del curso siguiente. Fui la única persona de toda la promoción a la que el test le colocó en el perfil artístico y él me recomendó que lo olvidara. Su argumento fue que, para ser artista era necesario tener enchufes y ser guapa y rica. Yo insistí mucho en que era artista y que cantaría, porque me gustaba mucho y se me daba bien.

Al salir de clase, cuatro compañeras me pegaron y tiraron por las escaleras mientras se burlaban de mí. Me rompieron mi discman, que era como mi más preciado tesoro por aquel entonces, y mi disco de Michael Jackson, el “HIStory Book 1”, se rayó y volví a casa pudiendo escuchar solo “You are not alone”. Aguanté sin llorar hasta que me quedé sola en mi habitación para que mi madre no se enterara.

Después de lanzar “Irresistible”, fui un día al colegio y le dejé mi single con mi foto de la orla de aquel curso recortada y una nota que ponía “Te lo dije!”. Quizá actué mal, pero me sentí como si hubiera esquivado algún puñetazo años antes, porque realmente no supe por qué pasó. No era precisamente popular, pero tampoco me metía con nadie así que no entendí nada. Ahora lo entiendo, saber lo que soy y lo que quiero hacer, me hace más poderosa.

¿Qué es lo mejor que te ha pasado durante tu etapa como modelo?

He aprendido mucho de la profesión y me está sirviendo ahora cuando estoy delante de las cámaras. Pero sin duda, lo mejor fue tener anorexia. Cuando estuve al límite, me di cuenta de lo distorsionada que era la realidad en mi cabeza y lo poquísimo que importa lo que opinen los demás de todo lo que yo quiera.

Es duro pero digo esto para todas las personas que se hayan sentido despreciadas por querer algo distinto a los demás.

Me maquillaba para estar guapa para los demás, introducía pesos en mi vagina para pesar en la báscula lo que las enfermeras querían, y cambiaba mi ropa amplia que disimulaba mi enfermedad en el hospital, por prendas ajustadísimas que evidenciaban mi delgadez para los bookers. Se suponía que actuaba con perfección para el resto, pero eso estaba acabando conmigo. Entonces comprendes que eres perfecta cuando te sientes bien, seas como seas.

Me curé porque quise. Empecé a comer, engordé, dejé la moda y llegué a la universidad para ser productora y seguir con mi sueño.

¿Qué supone para ti que te conozcan como “La Diosa”?

Un trastorno de bipolaridad, porque nadie que me conozca realmente me lo llamaría.

Es algo que nunca pienso, para ser sincera. Sé que viene de un cumplido de un fotógrafo, pero la realidad es que como mucho, soy la diosa del caos.

No me supone ningún beneficio y en todo caso, perjudica porque él no hablaba de belleza y todo el mundo lo entiende así. Es una cuestión de gustos y lo normal es pensar “pues no es para tanto”, y la verdad es que no lo soy.

¿A qué se debe tu nuevo nombre artístico, Paytem Jane? ¿Qué quieres expresar con él?

Desde pequeña todo el mundo me llamaba Paytom y lo odiaba porque me parecía de chico. En público le pedía a todo el mundo que me llamara por mi primer nombre, porque era más fácil sobrevivir para mí detrás de Monica. De hecho, me he pasado media vida repitiéndole a todo el mundo “Monica is my name”. Era una especie de coraza, pero la música me ha hecho encontrarme a mí misma y ya no tengo ningún complejo. No tengo un nombre femenino pero puedo seguir siendo sexy.

Por otro lado, solo mi abuela y las warriors me apoyan en mi carrera, apoyan lo que realmente soy, y creo que así soy más honesta con ellas. Soy yo misma!

Paytem, con “e”, significa guerrera, así que lo cambié por las warriors, y me he quedado con el nombre de la persona que realmente siempre me aceptó como era, con la que además, no compartía apellidos. Ella siempre me inculcó su amor por la música, quiso cantar, ver su nombre en la portada de un disco…y lo verá!

Ahora voy diciéndole a todo el mundo: “My name is Paytem Jane”.

Entre 2000 y 2005 tu vida transcurre en Francia, Italia y Alemania, ¿por eso cantas en inglés? ¿Escucharemos algún tema en español?

Puede ser. He estado a punto de grabar el primero pero no ha cuajado. Seguro que algún día surge.

Empecé a escribir en inglés a los 7 años por tres razones fundamentalmente: porque quería cantar por todo el mundo, porque todos los chicos sobre los que escribía eran angloparlantes y la razón más sensata, porque era la única, junto con mi mejor amiga, que hablaba inglés en mi clase y no quería que si alguien pillaba mi blog de notas, se enterara de lo que ponía.

¿Cómo definirías tu estilo musical?

Como indefinible. Es muy personal. Intento interpretar todo lo que me apasiona, me emociona y me hace sentir algo. Cada canción necesita su arreglo y son muy, muy distintas entre ellas.

Cuando cierre el álbum, buscaré qué me hizo escribir todo y trataré de darles coherencia.

Mi madre no quería que fuera artista pero claro, nací en el 85 e iba en el asiento de atrás cuando ponía a Boney M en el coche, junto con Abba, los Beatles, Roxette, Mecano, Madonna, Fangoria… era como alimentar al monstruo.

Pero además, has interpretado temas de ópera como Caro Mio Ben. ¿Te consideras una artista versátil?

Si digo que no, mis productores me matan porque ahora mismo les estoy volviendo locos por este motivo. Me encanta la música, lo toqueteo todo y a veces, me pierden.

Mi abuela me ha puesto desde pequeña ópera y zarzuela y, en serio que me encantan!

No sé qué temas saldrán al final pero constantemente en el estudio me dicen: “No podemos sacar esto, tus fans no esperan esto de ti”, y yo les digo “Ya, bueno, lo vamos a hacer igual”.

Tras dos singles publicados, Irresistible y Stupid Groupie, ¿para cuándo tu primer disco en solitario?

Alguien me odiará por esto pero yo espero, quiero y deseo que en algún momento del año que viene…Si dependiera de mí, podríamos sacar 3 discos seguidos pasado mañana, pero siempre hay burocracia externa al proyecto que complica todo. Publicar no es tan sencillo como parece, ni como yo creía, siempre hay problemas.

Te hemos visto cantar Born This Way, de Lady Gaga, ¿tu disco contendrá versiones de canciones de otros artistas?

No. Canté “Born this way” porque me lo pidieron expresamente, pero no, yo necesito hacer y sentir lo que canto. Además tengo bastante con buscar hueco para mis temas.

El día que canté “Born this way” comprobé que no es lo mío, por muy identificada que pueda sentirme con el tema. La canción comienza diciendo “my mom told me when I was young we all born superstars” y mientras pronuncié eso, vi a mi madre frente a mí y pensé que no podría estar cantando una mentira más grande, porque en todo caso se lo hubiera dicho yo a ella.

Aparte de tu página oficial y del club de fans oficial, existen webs paralelas dedicadas a ti. ¿Cómo te sientes con tanto apoyo recibido?

Muy honrada, pero sobre todo muy orgullosa de las warriors porque creo que lo hacen todo porque entienden de que va todo esto y se sienten parte de mí. Estoy muy agradecida de poder compartir mi sueño con ellas, porque no ha sido fácil luchar sola hasta ahora y ellas hacen que me sienta siempre más fuerte. Mi sueño es que dejemos algo juntas y sean ellas mismas sin importar nada más. Me gustaría poder hacer sus sueños realidad a través del mío y que solo yo tuviera que pasar por todos los puñetazos para que sean libres.

Me siento orgullosa porque ellas saben lo que quieren y luchan por ello conmigo, y eso también les hace más poderosas. Expresan lo que quieren, somos libres. Es como un ejército unido por amor. Ellas me respaldan, y yo doy la cara por ellas.

¿Cómo surge la idea de escribir un blog en inglés contando lo que estás viviendo?

Porque necesito el contacto directo con mis fans y porque, si quiero que vivan el sueño conmigo, tengo que mantenerles informados! Ellas me ayudan. Incluso les pedí consejo para elegir vestido para la última gala! Les necesito!

Modelo, bailarina, compositora, cantante, productora…¿qué más te queda por aprender o que otros palos te gustaría tocar?

Soy muy nerviosa y cuando no me dejan avanzar con la música, me entretengo. Estoy empezando a diseñar ropa pero solo lo hago como hobby, porque siempre termino tuneando todos los outfits a mi manera. Lo que sí va en serio, son los guiones de los videos, para cuando los haya y las coreografías, que intento que sean como las imaginaba cuando compuse la canción. Elijo todo lo que me es posible, hasta las luces. Al final tengo un problema a la hora de delegar y necesito hacerlo todo yo y supervisar lo que no me dejan tocar de primeras, aunque me queda por aprender de todo!

Si tuvieras que elegir entre la moda o la música, ¿con qué te quedarías?

Por si a alguien no le ha quedado claro aún, la música ;)

A MODO DE TEST

¿Un sueño por cumplir?
Solo uno? Mmm, quiero dar una gira mundial con mis canciones pero de momento, me conformo con que alguien se identifique con alguna de ellas.

¿Un ejemplo a seguir?
Nadie, porque nadie ha hecho lo que yo quiero hacer desde donde yo estaba.

¿Un vicio?
Besar a la gente. En cuanto tengo a alguien de confianza delante, no lo puedo evitar! Y comprar zapatos.

¿El último libro que has leído?
“Perdona pero quiero casarme contigo” de Federico Moccia.

No puedes salir a la calle sin…
Gafas de sol y el iphone.

¿Un talismán?
Mi sennheiser y la pulsera de las warriors.

¿Qué haces antes de salir al escenario o a la pasarela?
Hace mucho que no me subo a una pasarela pero de todas formas, como no es que me emocionara la idea, simplemente esperaba mi turno con los cascos puestos entre toda la gente que corría como loca y se retocaban una y otra vez.

Antes de salir a cantar, me despido de mis bailarines y coristas hasta el escenario, me quedo sola en un cuarto escuchando música y justo antes de salir, me pinto los labios.

¡Déjanos tus opiniones!
Source: Paytem Jane Official Fan Club

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

ShareThis